sábado, 15 de julio de 2017

Por la provincia de Albacete en moto.

Al oir hablar de Albacete se te viene a la cabeza La Mancha. Vastas llanuras y largas rectas que, a priori, son aburridas para las motos. Desde mi punto de vista, error. Recorrer esas llanuras a lomos de tu montura, despacio, mirando a derecha e izquierda, contemplando los viñedos, los trigales, los vastos campos de cultivo es una de esas satisfacciones que la moto te ofrece. Todo llano, la vista se te pierde en la lejanía. Cruzas grandes pueblos y también pequeños donde la gente gira la cabeza cuando te oye y se para a mirarte cuando pasas. Esa es una parte de Albacete, pero para la mayoría y no para los que llevamos moto, eso es Albacete, desconociendo la parte de sierra que atrae por su curvas, paisaje agreste y maravillosos monumentos naturales que nos sobrecojen cuando pasamos a su lado. Eso también es Albacete.
A las puertas de Hellín










Vista parcial de Alarcón. Dominante desde su imponente atalaya



El torreón del Parador.




Preciosa estampa con el castillo al frente.

Estrechas callejuelas de la parte antigua de Requena que bien invitan a un paseo



Dispuestos a partir hacia Alcalá del Júcar
Alcalá del Júcar. Impresionante su ubicación y preciosa carretera para llegar


Desde la parte alta de Alcalá






Última vista de Alcalá. Y, como siempre, os dejo el vídeo resumen del mini viaje.






lunes, 19 de junio de 2017

A Guadalupe en Moto

Esta vez toca una paseo a Guadalupe. Estupendas carreteras y  bonitos rincones nos esperaban. Pasamos un estupendo día y como siempre lo mejor, la compañia.


Por las calles de Guadalupe.

Había ambiente. Mucho "turista"













Restaurante La Pizarrita. Se trata de vagones de tren Talgo habilitados como Hotel. Pegado a la Via Verde.






La Vía Verde. Al fondo, uno de los muchos túneles que hay durante el trayecto.




Un paseo por Trillo

Trillo es una localidad de la provincia de Guadalajara. Conocida por su central nuclear, ya en desuso, pero también por las cascadas que atraviesan el pueblo y que le dan un punto de atractivo que se queda ahí grabado como posible destino a repetir.
 
Un platito de paella que nos tomamos para comer en Trillo


El aspecto que tenía y tiene el restaurante donde comimos. Le llaman Los Sopapos.

Antes hicimos una parada en Pastrana. Punto de destino de fin de semana de cientos de motos.


Las motos, aparcadas a la sombra.


Dispuestos a partir a nuestro destino final, Trillo.

Mi motera favorita





Míralas, que a gustito ahí sentadas

Una panorámica del restaurante.

El Tajo, a su paso por Trillo.



Una vista de sus cascadas. Estas cascadas son del río Cifuentes que desemboca en Trillo en el miso río Tajo.


Lástima no haber traído la reflex, el efecto seda hubiera quedado de vicio aquí


Un cafetito para después de comer


Las monturas, sin ellas no seríamos nada.